miércoles, 5 de abril de 2017

Holding Smoke - Elle Cosimano

Título original: Holding Smoke
Autora: Elle Cosimano
Edición: Hyperion
Páginas: 318


¡Y acá volvió la desaparecida! ¿Cómo andan taaanto tiempo? Se siente como que no escribí desde el año pasado… jajaja (sip, la reseña de Si el amor es una isla era del año pasado).

Haber empezado el año con este libro no estuvo nada mal. Ya voy a entrar en detalle (no spoilers), pero por ahora les voy avisando que vale la pena. Lamentablemente, creo que no está en castellano, por ahora solo lo encontré en inglés; pero quien dice, puede ser que si nos unimos nos escuchen y lo traigan…
Principalmente, tiene un aire al tipo de historia rara que me gusta, como Mara Dyer o Nocte. Pero júzguenlo ustedes mismos cuando lo lean :)

*Warning (?): lo leí en inglés, so… va a haber mucho spanglish. Sorry!

John “Smoke” Conlan es un “inmate” (preso) en la Y, una cárcel para menores. Los que están ahí son los jóvenes que cometieron alguna clase de delito, pero al no poder ser juzgados como adultos, son enviados ahí para tener la oportunidad de volver a ser un ciudadano al cumplir la mayoría de edad.

“People only see what they’re conditioned to believe.”

El caso de Smoke es un poquito complicado. Pero es mejor empezar por el principio (je). John y su padre no mantenían una muy buena relación. Este era una persona violenta, tan violenta que imagínense que, literalmente, mató a John. Estuvo unos minutos muerto, pero por alguna extraña razón tuvo una segunda oportunidad. Pero debido a eso, ahora John tiene la habilidad de separarse de su parte física y convertirse en una especie de fantasma. Él mismo se describe como una figura de humo. (Habrá sacado de ahí su apodo? jaja) Así que, gracias a su “poder”, tiene ojos en todos lados. Espía a quien quiere y consigue información sin que nadie lo vea. Excepto que hay alguien que lo puede ver… You’ll find out if you read it (?) *suspenso*

“...we’re the product of our choices as much as our circumstances.” 

Después de haber “revivido”, Ms. Cruz, una de sus profesoras, decide hacerse cargo de él, ya que su padre estaba en la cárcel y su madre MIA (Missing In Action: desaparecida en acción). [No sé por qué, pero en algunos momentos me pareció muy “la maestra Miel” de Matilda.] John no es muy fan de la idea, piensa que no tiene la obligación de cargar con él, no quiere ser un problema para nadie. Ya el haber hecho algo que sabía que no debería haber hecho lo había puesto en esa situación; así que es por eso que cuando la de Servicios Sociales apareció en el hospital en donde estaba, decidió escaparse e ir al único lugar en donde se sentía seguro: la escuela, específicamente el “boiler room”. Ms. Cruz obviamente sabía de ese escondite, y es por eso que lo va a buscar; y es ahí donde la cosa se complica. 

“The dead can’t speak for themselves, kid.”

Todos estaban en el “wrong place at the wrong time”. Ms. Cruz y otro estudiante terminan muertos con John al lado, lleno de sangre y con el arma homicida. Un poco complicado explicar que él no había sido el asesino, ¿no?

“You can only repeat yourself so many times before you realize no one’s listening. I keep saying it anyway [...] Otherwise I might start believing it, too.”

¿Ya les di ganas de leerlo? Parece una historia simple, pero es entretenida e intrigante. Los personajes me parecieron bastante bien desarrollados. Por lo menos seguían sus ideales y no se contradecían.
La historia en sí es descubrir qué pasó esa noche en el colegio y si John es o no culpable, pero a medida que va avanzando se suman otros asuntos y pistas que hacen la trama más interesante.
Lo que me “decepcionó” un poco fue el final y en especial la forma en que la autora desarrolló el personaje de Pink. En mi opinión, lo podría haber explotado un poquiiiito más. Sentí como que el final fue muy abrupto, y que tampoco sabías con certeza cómo terminaban las cosas para todos. Ahora que lo pienso, Cosimano podría haber decidido escribir dos finales. Tampoco me enojaría si hiciera un mini capítulo más… (?) Pero, aside from that, tengo que admitir que el libro es muy bueno.