martes, 3 de enero de 2017

Si el amor es una isla (Silence Hill #1) - Esther Sanz

Título original: Si el amor es una isla
Autora: Esther Sanz
Edición: V&R Editoras
Páginas: 289



La portada del libro me pareció interesante desde el primer momento, aunque el título no tanto, pero igualmente lo sumé a mi lista de pendientes. Unas semanas después, gracias a la editorial tuvimos la oportunidad de tener un videochat con la autora, y eso fue lo que hizo decidirme a dejar de dar vueltas y leerlo.


Nuestra protagonista, Luisa, está buscando una forma de pagar el tratamiento que su padre necesita; es por eso que decide dejar sus estudios y empezar a trabajar en un Hotel de la Isla Sark. Esta isla es conocida por tener un ambiente sombrío y estar un poco desactualizada tecnológicamente. A medida de que avanza la historia, gracias a la descripción de los ambientes que hace la autora, el lector siente que las escenas están ambientadas en otra época.


“La gente aquí se ha acostumbrado a vivir a oscuras y, a veces, es incapaz de ver lo que ocurre frente a sus  narices.”


Los personajes tienen personalidades bastante variadas… Luisa en un principio aparenta ser una chica tímida, ingenua, pero a lo largo de su desarrollo se demuestra que no tiene miedo de hacer las cosas que tiene que hacer, hasta tiene algunos impulsos que son un poquiiito cuestionables, y la timidez se le va un poco demasiado rápido...*guiño, guiño*
Otro personaje destacable e interesante es el de Madame Perrier, me gustaría que se hubiesen explotado un poco más sus habilidades, espero que en el segundo libro tenga más protagonismo.


“Hay cosas que es mejor no saber nunca.”


Si, ya sé, no piensen que me olvidé del gran misterio el libro y este personaje en particular. El dueño del Hotel en el que Luisa (o Louise) trabaja como doncella, nunca fue visto, nadie sabe cómo es gracias a la máscara que siempre usa. Dirige el lugar desde la sombras y solamente una persona está autorizada a ir al lado del Hotel que le pertenece a él. Los empleados y los huéspedes tienen totalmente prohibido transitar por esos lares, y si lo hicieran serían castigados. En este aspecto de la historia se puede ver bien que la autora se inspiró en La Bella y La Bestia, aunque ella misma negó que fuese un retelling.
Ahora, adivinen ¿quién es la primer personita en romper las pocas reglas que hay en el Hotel? No me mientan, yo sé que están pensando la misma que yo, pero si no piensan en justamente esa personita, los dejo con la intriga para que vayan a leer el libro ;)



(Psss, aprovechen a leerlo que la autora viene a la FIL! Acá les dejo el video que hizo anunciándolo)