martes, 10 de enero de 2017

La lección de August


Hace unos meses, en la Cita de lunes #17, mencioné este libro. Hoy, finalmente, traigo la reseña. Si la leés, notarás que es un libro para leer en poquitos días que SUPER recomiendo para tu hermanito o primita de 11 años, pero también para todo el mundo, y eso te incluye a vos.

Título: La lección de August
Título original: Wonder (2012)
Autora: R.J. Palacio
Edición: Nube de tinta (2014), 414 páginas

Cuenta la historia de August, un chico de diez años que vive con sus padres y su hermana, Via. Al comenzar el libro, su familia se encuentra en una especie de discusión porque, tal vez, sea hora de que Auggie deje las clases en casa, y empiece a ir al colegio, como hacen los otros chicos de su edad. ¿Por qué esperaron tanto? August nació con una serie de deformidades en su cara que lo hacen verse diferente a los demás. Él intenta tomárselo con naturalidad, y a veces hasta con cierto humor, pero no hay dudas de que le molesta la actitud de la mayoría de la gente.

“Creo que la única razón por la que no soy normal es porque nadie me ve como alguien normal.”

Está narrado mayormente desde el punto de vista de Auggie, para después pasar a otros personajes: y volver de nuevo al protagonista. Esto es interesante de ver en este libro porque, por ejemplo, nos encontramos con el punto de vista de su hermana, y tenemos un vistazo de lo que se siente crecer con un hermano que requiere tanta atención. En ocasiones nos cuesta recordar que no existe solo una versión de la historia.

Lo que creo que tiene este libro es que nos saca de nuestro lugar de comodidad. Es lindo, simple, a veces un poco triste, y otras hasta gracioso, pero lo más importante es que nos hace pensar. A medida que uno lee cómo la gente trata a August y cómo él se da cuenta de todo lo que pasa, nos replanteamos muchísimos aspectos de cómo nos manejamos en sociedad.

En mi opinión, es un libro perfecto para regalar a un chico de la edad de August, pero también para leer de más grande. A veces, este tipo de lecturas simples pueden tener un efecto enorme en nosotros, si es que estamos dispuestos. No juzgues un libro por el público al que está dirigido(?) Sí, ya empecé a escribir pavadas, pero de verdad, a veces se infravalora la literatura infantil, juvenil o middle-grade, solo porque la tapa tiene colores chillones, o porque los capítulos son cortos y tiene apariencia de ser una historia básica.